domingo, 21 de mayo de 2017

JORNADA Nº39 (REAL OVIEDO - REAL ZARAGOZA)

REAL OVIEDO – REAL ZARAGOZA  (JORNADA 39, 20-V-2017)


RATÓN RESCATA UN PUNTO PESE A SUS COMPAÑEROS Y LOS ESFUERZOS DEL ÁRBITRO

Que acabe cuanto antes la temporada. No podría ocurrir nada mejor para los intereses zaragocistas. Sin opciones de aspirar a nada más que a la salvación, el conjunto dirigido por Cesar Láinez busca conseguir con la mayor celeridad posible los puntos suficientes para asegurar su presencia en la categoría de plata la próxima campaña. En esta ocasión, tocaba viajar a Oviedo para visitar el estadio Carlos Tartiere. El equipo carbayón necesitaba los tres puntos para tratar de dar caza a los puestos de promoción de ascenso y no iba a resultar sencillo para los zaragocistas asaltar el feudo asturiano. Para conseguir esta difícil tarea, Láinez introdujo dos novedades con respecto al último once inicial: Cani y Xumetra relevaron a Pombo y Lanzarote en las bandas.
Sonó el silbato y pronto se vio como el Oviedo salió con las líneas muy arriba. Sabían que realizando una gran presión, los zaragocistas iban a pasarlo muy mal para poder sobrevivir. Fruto de la presión rival, del mal estado de forma o de la edad, José Enrique seguía al bajo nivel de otros partidos y a punto estuvo de regalar un gol al rival tras intentar regatear en la retaguardia al ariete Toche. Mientras, aislado y buscando su oportunidad, Ángel trataba de aprovechar los “melones” que le enviaban sus compañeros. Pero José Enrique seguía empeñado en crear peligro a sus compañeros. Y la mayoría de estos errores eran subsanados por Ratón, quien desde bien temprano se erigió de héroe para sostener a su equipo. Carlitos, Toche, Nando o Susaeta son sólo algunos de los que sucumbieron ante los reflejos del guardameta. Apenas tuvo que intervenir el meta rival, a excepción de un saque de banda de Cabrera que Ángel cabeceó hacia portería. El descanso debía servir para que los aragoneses buscaran la forma de poder plantar cara al rival sobre el campo.
Nada más lejos de la realidad, los avispas salieron al césped de la misma manera que se fueron: señor Oviedo, tome la pelota y haga con ella lo que quiera mientras yo me defiendo con uñas y dientes. Y, dado el nivel de seguridad que aporta la retaguardia zaragocista, Ratón volvió a enfundarse el traje de superhéroe para evitar el gol rival con numerosas intervenciones. Además, Zapater daba señales de estar lesionado y no estar en condiciones de seguir (el ejeano, como aragonés y zaragocista que demuestra ser, aguantó todo el partido). Con algo más de media hora de encuentro por delante, Láinez decidió mover ficha. Pombo sustituyó a Bedia y Edu García relevó a Cani. Pero el partido entraba en su último cuarto de vida y el Real Zaragoza daba señales de agotamiento (si es que alguna vez demostró tener buen físico). Es aquí cuando, de nuevo, Ratón volvió a sujetar a su equipo. Primero, con colaboración de Cabrera, evitó que Toche anotara desde el área y, más tarde, desbarató un cabezazo de Michu. Para la recta final del encuentro, un lesionado y fuera de forma Xumetra dejó el césped por Lanzarote. El tiempo reglamentario llegaba a su fin y, nuevamente, Ratón evitaba el gol local. Esta vez fue tras un disparo del jugador precedente de Fuentes de Ebro, Linares. Si bien durante el tiempo reglamentario las decisiones del colegiado habían favorecido en mayor medida al conjunto asturiano, en el tiempo añadido el árbitro quiso tener sus minutos de protagonismo. Y el perjudicado de esto fue el Real Zaragoza. Ratón recibió un golpe tras un choque con un rival y quedó tendido en el suelo. El guardameta zaragocista pidió la entrada de las asistencias médicas. El colegiado del encuentro, tras no interesarse por el estado del cancerbero, decidió sacarle la cartulina amarilla. Una vez trataron sobre el césped las molestias del jugador zaragocista, el guardameta estaba en condiciones de continuar el partido. Pero el trencilla consideró que el guardameta estaba perdiendo tiempo y, ni corto ni perezoso, sin un argumento sólido al que agarrarse (tal y como demostró después en el acta del encuentro), decidió expulsar al guardameta por doble amonestación. Esto obligó a Lanzarote a ponerse los guantes y disputar el resto de minutos bajo los palos. Por suerte para los zaragocistas, no ocurrió nada más y el Real Zaragoza logró rescatar un punto de tierras asturianas.
Sin entrar a valorar en detalle el partido realizado por el conjunto zaragocista (flojo, muy flojo), los blanquillos logran arañar un punto a domicilio que les permite estar un poco más cerca de la salvación. Próxima jornada, para tratar de dejar prácticamente sellada la permanencia con una victoria, ante el Rayo Vallecano en La Romareda.




En la pasada jornada elegisteis a Ángel como mejor jugador del encuentro (75%) y a Lanzarote como el peor jugador del encuentro (60%).



Ficha técnica


Real Oviedo: Juan Carlos; Johanneson, David Fernández, Costas, Christian Fernández; Torró, Erice (Linares, min. 86); Susaeta, Nando (Michu, min. 73), Carlitos (Saúl Berjón, min. 66); y Toché.

R. Zaragoza: Ratón; Isaac, Marcelo Silva, José Enrique, Cabrera; Zapater; Xumetra (Lanzarote, min. 82), Edu Bedia (Pombo, min. 63), Javi Ros, Cani (Edu García, min. 63); y Ángel.

Goles: Sin goles

Árbitro: Jorge Figueroa Vázquez, del Comité territorial de Andalucía. Por parte del Real Zaragoza amonestó a Xumetra (min. 61), Marcelo Silva (min.62) y expulsó a Ratón (min.85, min 94). Por parte de los locales amonestó a Lucas Torro (min.46), Nando (min.57) y Linares (min.89).

Incidencias: partido correspondiente a la 39ª jornada de LaLiga 1|2|3 disputado en el Carlos Tartiere con cerca de 18.000 espectadores en las gradas.


sábado, 13 de mayo de 2017

JORNADA Nº38 (REAL ZARAGOZA - CÁDIZ C.F)

REAL ZARAGOZA – CÁDIZ C.F.    (JORNADA 38, 13-V-2017)

¿DE LOS ERRORES SE APRENDE?

Lograr cuanto antes la salvación. Eso es lo único que tiene entre ceja y ceja el técnico blanquillo. Pese a la mejoría mostrada por el equipo tras su llegada, Láinez no se fía. Sabe que si el equipo no consigue sobrepasar lo antes posible la barrera de los 50 puntos (históricamente considerada como permanencia) vendrán los nervios y se meterán en problemas. Tras el tropiezo (aunque viene siendo la tónica habitual de la temporada) en Reus, tocaba lograr la victoria en La Romareda frente al Cádiz. El conjunto gaditano, recién ascendido, se encuentra de lleno en la lucha por lograr un puesto que le permita disputar la promoción de ascenso. Para batir a los andaluces, Láinez introdujo un único cambio en su once inicial: Bedia sustituyó al sancionado Cani.
El balón echó a rodar y, como es costumbre, nadie tomaba la iniciativa. Pero pronto, el conjunto aragonés tuvo dos claras ocasiones para adelantarse. Primero fue Ángel quien, tras un pase desde el lateral de Bedia, disparó al muñeco. También Cabrera tuvo en su cabeza el tanto inicial, pero su testarazo fue rechazado por el meta Cifuentes. Pero no iba a ser ésta la tónica del encuentro. Para nada. El Cádiz se sacudió las dos embestidas locales y comenzó a adueñarse del partido. Ortuño pudo anotar ante sus antiguos compañeros tras un fallo de Zapater, pero Marcelo Silva reparó el error del ejeano. Y, visto el percal, el conjunto blanquillo comenzó a emplear la estrategia que viene usando (y que no ha dado muchos frutos, vista nuestra posición en la tabla clasificatoria) durante todo el año: Cabrera y Marcelo Silva se encargan de sacar el balón con pases largos en busca del solitario Ángel, quien pelea sólo contra el mundo en su guerra habitual contra los zagueros rivales. Y en esta batalla para ver quien trata mejor al esférico, Aketxe salía ganador. El mediocentro vasco aprovechaba la ausencia de mediocampo local (Zapater no estuvo atinado con el esférico, Ros alternaba una de cal y varias de arena, y Pombo estuvo intermitente) para ganar metros y llegar al área defendida por Ratón. Pero cuando el primer acto llegaba a su fin, un atisbo de esperanza surgió de la cabeza de Ángel. Un centro desde la banda derecha de Cabrera fue cabeceado por Ángel, quien envió el balón lejos del alcance del meta rival y adelantó a sus compañeros en el marcador.
De nuevo gracias a su pichichi (quien por oportunidades podría llevar el doble de tantos, aunque su aportación no son simplemente goles sino que va mucho más allá), el conjunto blanquillo lograba adelantarse en el partido. Y, como siempre, acabaría cediendo su ventaja. Sólo era cuestión de tiempo…
El paso por vestuarios para escuchar la arenga de Láinez no supuso ningún cambio y los mismos once jugadores saltaron al césped. Y los jugadores tampoco supieron plasmar las ideas del entrenador ya que los andaluces seguían controlando el esférico y alternando acciones de peligro con largas posesiones. Sólo Ángel creaba peligro con sus movimientos entre los defensas rivales, pero la pelota no le llegaba. Y sin pelota difícil meter gol. Además, en las ocasiones que tuvo para marcar hizo gala de su desviada puntería. Xumetra entro por un apagado Lanzarote para aportar velocidad por los costados. Un córner botado por Pombo pudo suponer la sentencia del encuentro, pero José Enrique (mal atrás y peor arriba) envió el balón a las nubes tras un remate a bocajarro. Un fuerte disparo ajustado al poste del extremo visitante Álvaro obligó a Ratón a emplearse a fondo, pero el arquero zaragocista solventó los problemas y alejó el peligro. Isaac sustituyó a Bedia para ayudar en tareas defensivas. Ya en la recta final, Barrera sustituyó a Pombo (no fue su mejor día, pero el canterano no se arruga y sigue aportando más que quitando) en medio del desorden de juego en el que se había convertido el encuentro. Aunque podía mascarse la tragedia, y más todavía viendo la mayoría de partido del Real Zaragoza, los jugadores locales comenzaron a replegarse buscando defender con uñas y dientes los tres puntos. Y cuando el tiempo reglamentario llegaba a su fin, el conjunto aragonés desmontó el popular refrán que dice que de los errores se aprende (en rueda de prensa, también Láinez señaló que sus jugadores no aprenden de los errores). Un mal despeje de José Enrique provocó que Aitor García, con un disparo potente y lejano, batiera a un despistado Ratón poniendo, de esta manera, las tablas definitivas en el electrónico.
Qué raro, nadie se lo podía ni imaginar. El equipo se echa atrás y el rival a base de presión consigue marcarnos. Pero no acabó el partido con esa acción. Ya en el tiempo añadido, el extremo local Xumetra tuvo en sus botas la ocasión de empujar el balón al fondo de las malllas, pero su disparo salió desviado por el lateral.
La salvación tendrá que esperar, mínimo, un par de jornadas más. Esperemos que se logré cuanto antes y se pueda empezar a planificar la plantilla de la próxima temporada. A ver si el refrán que dice que no hay mal que cien años dure ni cuerpo que lo resista se cumple y el Real Zaragoza planifica, de una vez por todas, un proyecto que le permita mirar al futuro con esperanza.
Próxima jornada ante el Oviedo en la vetusta ciudad

En la pasada jornada elegisteis a Marcelo Silva (75%) como mejor jugador del encuentro y a Samaras (53%) como peor jugador del partido.



Ficha técnica

R. Zaragoza: Ratón; Feltscher, Marcelo Silva, José Enrique, Cabrera; Zapater; Lanzarote (Xumetra, min. 60), Edu Bedia (Isaac, min. 76), Javi Ros, Pombo (Alex Barrera, min. 85); y Ángel.

Cádiz: Cifuentes; Malón, Aridane, Sankaré, Luis Ruiz (Aitor, min. 80); José Mari, Garrido (Abdullah, min. 46); Salvi (Güiza, min. 62), Aketxe, Álvaro García; y Ortuño.


Goles: 1-0, Ángel (min. 44); 1-1, Aitor (min. 90).

Árbitro: Eduardo Prieto Iglesias, del comité territorial de Navarra. Por parte del Real Zaragoza amonestó a Xumetra (min. 88). Por parte de los visitantes amonestó a Luis Ruiz (min. 59) y a José Mari (min. 71).


Incidencias: partido correspondiente a la 38ª jornada de LaLiga 1|2|3 disputado en el estadio municipal de La Romareda con alrededor de 17.300 espectadores en las gradas del municipal.