domingo, 14 de enero de 2018

JORNADA 22 (14/1/18) REAL ZARAGOZA 1-0 CD TENERIFE

JORNADA 22 (13/1/18)

REAL ZARAGOZA 1-0 CD TENERIFE

BOTÍN INMERECIDO

Tras una pésima primera vuelta de campeonato, el Real Zaragoza quería comenzar a acumular puntos para huir de los puestos de peligro. Pero ya no sólo se jugaba su futuro el conjunto aragonés, sino también su entrenador. El técnico blanquillo no ha logrado encontrar la estabilidad suficiente como para implantar sus ideas y el equipo parece caer en picado. Si bien es cierto que desde la entidad nunca han dejado claro cuál es el objetivo real del club (desde “arriba” apuntan a luchar por entrar en los puestos de promoción de ascenso, mientras que Natxo González apunta a que estamos ante un proyecto a dos años), la sombra de las plazas inferiores de la clasificación comenzaba a estar demasiado cerca. Y la próxima oportunidad para alejarse de ella era batir al Tenerife en La Romareda. El conjunto canario, repleto de bajas, se encontraba cinco puntos por encima de los maños y venía de una racha de tres partidos consecutivos sin conocer la victoria.
Para tratar de vencer al conjunto tinerfeño, y de corregir errores de partidos pasados (muy complicada la tarea que tiene por delante el técnico blanquillo), el once inicial zaragocista presentó las siguientes novedades respecto al último encuentro disputado: Benito sustituyó a Delmás en el carril diestro, Febas relevó a Papu en el extremo izquierdo y Borja volvió a ser la referencia ofensiva del equipo en detrimento de Vinicius.
Echó a rodar el esférico y los locales parecieron salir convencidos de ir a por el encuentro. De hecho, a los seis minutos de juego, el conjunto aragonés logró adelantarse en el marcador con gol de Pombo. El canterano culminó una jugada iniciada por Eguaras y, tras una gran “pantalla” de Borja Iglesias, envió la pelota lejos del alcance del guardameta rival.
El gol permitió jugar más tranquilos a los locales. Y, ante la nula capacidad creativa de los centrocampistas locales (Eguaras y Ros no dan una a derechas, mientras que Febas no apareció durante casi todo el encuentro), las bandas se convirtieron en las armas ofensivas de los blanquillos. Tanto Lasure como Pombo lo intentaron desde los costados, pero faltó definición en las acciones. Pero los errores en la medular de los aragoneses permitían a los visitantes crear ocasiones de peligro. Es probable que tanto los centrales zaragocistas, como Eguaras y Ros, dieran más pases al rival que a sus compañeros, o tomaron decisiones erróneas. Cristian Álvarez se tuvo que emplear a fondo para que Malbasic no empatara el partido tras rematar a placer ante la pasividad de los centrales locales. Los visitantes se vieron obligados a realizar dos sustituciones por lesión, hecho que les acabaría perjudicando. Sin centro del campo y con nula presencia ofensiva, el partido llegó al intermedio para deleite de los estómagos de los zaragocistas que sufrían desde la grada.
Tras el paso por la caseta, los mismos once jugadores saltaron al césped. Y salieron igual que se fueron quince minutos antes, dando el esférico al rival y dejándose dominar por él. Por suerte para los zaragocistas, el rival también tuvo altibajos y cometió errores. Uno de ellos provocó que cometieran un penalti sobre Borja Iglesias. El ariete disponía desde los once metros de la oportunidad de aumentar la ventaja y dejar prácticamente sentenciado el encuentro, pero escoró demasiado su disparo y el balón se topó con la madera. Esto acabaría por dar alas al conjunto isleño, quien poco a poco iba encerrando a los locales en su campo. Desde el banquillo zaragocista se tardó en reaccionar y hasta que no quedaron diez minutos para el desenlace del encuentro no se realizó la primera sustitución. Fue Febas el sacrificado, dejando su puesto a Vinicius. Con el equipo agonizando, Zapater sustituyó a Pombo para dar oxígeno al equipo. Ya en el tiempo de prolongación y con el rival volcado en busca de la remontada, Delmás salió por Ros en busca de ganar segundos al reloj. Finalmente, y con el corazón de muchos zaragocistas a punto de salirse del pecho, el colegiado dio por concluido el encuentro.
Partido malo, pero 3 puntos más que permiten al equipo aragonés aumentar su distancia con el descenso. Nada más. Hasta que la salvación no se consiga matemáticamente no se puede pensar en otra cosa. El equipo, desde luego, no ha dado motivos para confiar en él. Siguiente partido, el próximo viernes ante el Granada en territorio nazarí.


FICHA TÉCNICA


Real Zaragoza: Cristian Álvarez; Lasure, Verdasca, Grippo, Benito; Eguaras, Ros (Delmás min. 93); Guti, Pombo (Zapater min. 86), Febas (Vinicius min. 79); y Borja.

CD Tenerife: Dani H., Pérez, Aveldaño (Sáenz min. 21), Alberto, Camille, Vitolo, Sanz, Acosta, Suso (Martín min. 76), Juan Carlos y Villar (Malbasic min. 30).

Árbitro: Guillermo Cuadra Fernández, del Comité balear. Amonestó a Borja Iglesias (min. 82) y a Guti (min. 84) por parte del Real Zaragoza y a Camille (min. 12) por parte de los visitantes.

Goles: 1-0: Pombo (min. 6).


Incidencias: Encuentro correspondiente a la 22ª jornada liguera de la Segunda División, con unos 12.000 espectadores en las gradas de La Romareda.

domingo, 31 de diciembre de 2017

REAL ZARAGOZA 2017: Otro año para olvidar. Y van...

5 gráficas que explican el mal año que ha realizado el Real Zaragoza. Y ya van unos cuantos, últimamente.






sábado, 16 de diciembre de 2017

JORNADA 19 (16/12/17) ALBACETE BALOMPIÉ 0-0 REAL ZARAGOZA

JORNADA 19 (16/12/17)

ALBACETE BALOMPIÉ 0-0 REAL ZARAGOZA

SUMAMOS PERO NO PROGRESAMOS

Llega un momento de la temporada en el que, por mucho que se quiera poner como culpable de la mala posición en la tabla al estamento arbitral (quienes muestran tener mucho que mejorar), los equipos comienzan a descubrir los objetivos por los que tratarán de luchar al final de la campaña. Y el Real Zaragoza, por méritos propios, está en tierra de nadie sin lograr distanciarse de la zona baja ni merodeando los puestos de promoción. Si bien queda mucho para el final de liga y hasta marzo no empieza a “cortarse el bacalao”, al conjunto dirigido por Natxo González le conviene recuperar sensaciones y sumar de tres en tres. Empatar está muy bien cuando se merece perder. Pero si se quiere aspirar a algo más en esta temporada, sólo cabe esperar sumar más victorias. Y la primera oportunidad para conseguirlo era la visita a Albacete. El conjunto manchego se encontraba un punto por debajo en la clasificación y buscaría tratar de sobrepasar a los aragoneses en la tabla batiéndoles sobre el césped. Para sumar una nueva victoria, el técnico blanquillo cambió el dibujo táctico: 4-1-3-2 con Ratón bajo palos (Cristian Álvarez cumplía partido de sanción); Grippo y Mikel Gonzalez como pareja de centrales, junto con Delmás en el carril derecho y Benito en el izquierdo; Eguaras como pivote por delante de la zaga; línea de tres en la medular con Pombo y Guti por las bandas y Ros en el centro; y arriba Borja Iglesias junto con Toquero.
Sonó el silbato y desde el primer minuto se observó que el conjunto aragonés (hoy vestido completamente de rojo) debía hacerse fuerte defensivamente para buscar el tanto en alguna jugada ofensiva y poder lograr la victoria. De lograr la fortaleza defensiva, el equipo estaba logrando hacerse con el control del esférico. Si bien es cierto que la retaguardia sigue transmitiendo inseguridad, de tres cuartos para adelante al menos se tenía el esférico. No se creaba casi peligro, pero por lo menos no se estaba a expensas del rival (puede ser un primer paso para que se acabe de afianzar el bloque). La primera ocasión clara de peligro vino de libre directo. Una falta desde la frontal del área fue ejecutada por Grippo, quien estrelló el balón contra el travesaño. También pudo marcar Ros. El mediocentro tudelano, horrible en tareas defensivas y en la creación (como viene acostumbrando desde hace mucho), dispuso de varios disparos que inquietaron al meta rival. Pero antes del intermedio, los locales pudieron anotar el primer tanto del partido. Un mal despeje de Mikel González, quien regaló el esférico al rival, permitió a Zozulya asistir a Espíndola. El atacante local, sólo frente a Ratón, no pudo batir al guardameta y el esférico salió a córner tras golpear en el poste. Se llegó sin goles al descanso. Tras el paso por la caseta y la arenga de Natxo, los jugadores visitantes debían coger confianza en tareas defensivas y tratar de ser más efectivos en las ocasiones de ataque.
Los mismos once saltaron al verde. Y, puestos a destacar el partido de algún jugador zaragocista, merece ser reconocido el nivel que viene mostrando Julián Delmás. El carrilero se mostró muy seguro ante su par y apenas concedió oportunidades al rival por su banda. Movió ficha Natxo dando entrada a Vinicius por Toquero y a Febas por Pombo. Ya en la recta final del encuentro, y con el rival con un jugador menos tras lesionarse Adri Gómez y no tener sustituciones disponibles, Papu relevó a Javi Ros para tratar de crear peligro arriba. Y fue el georgiano quien tuvo una de las ocasiones más claras. Tras una gran jugada de Febas, el extremo recibió el esférico dentro del área. Con todo a favor, escoró demasiado la pelota y envió el balón a la grada. Ya en el añadido, el Albacete tuvo la ocasión de adelantarse en el marcador tras un saque de esquina en el que Delmás tapóno el remate para poder regresar a tierras mañas con el botín de un punto. Seguimos sumando, si. Punto insuficiente, sin duda.
Próxima jornada, y para cerrar el año (otro más para olvidar. Y van…), ante el Valladolid en feudo pucelano.


FICHA TÉCNICA

Albacete: Tomeu, Delgado, Herrero, Gafoor (Gómez min.45), Arroyo, Morillas, Susaeta (De La Hoz min. 76), Erice, Rodríguez, Espíndola (Bela min. 64) y Zozulia.

Real Zaragoza: Ratón, Benito, Grippo, Mikel, Delmás, Eguaras, Pombo (Febas min. 68), Ros (Papunashvili min. 81), Guti, Toquero (Vinícius min. 61) y Borja Iglesias.

Goles: sin goles


Árbitro: Rubén Eiriz Mata, del Comité de árbitros de Galicia.  Amonestó a Rodríguez (min. 52) por parte de los locales y a Pombo (min. 66) y Grippo (min. 74) por parte del Real Zaragoza.